Publicado el

Taller virtual: Las estoicas

Hekht Pluriconstelar – Variaciones de primavera Nodo Flores

¿Cómo pensar e inscribirnos en el mundo cuando el mundo se presenta como atravesamiento de fuerzas competitivas y esterilizadoras de lo común? ¿Cómo intervenir los dispositivos de saber cuando pensar parece una tarea atrapada en juicios binarios, codificada y sobrecodificada de antemano? ¿Cómo pensar una ética, una erótica, una escritura cuando los yoes individuales parecen no poder detenerse, suspenderse, darse? ¿Cómo hacer el silencio para escuchar lo que, sin embargo, está cerca, humanx y no humanx?

No lo sabemos, pero intuimos que algunas pensadoras vienen desarrollando un modo de mirar el presente al que podríamos llamar estoico, especialmente, porque para ellas se trata de establecer modos de vida colectivos y no razones individuales. Estoicas, porque no se trata de negar el miedo, el deseo o el amor, sino de comprender sus políticas y sus instituciones para intervenirlas. Estoicas, porque el conocimiento es una forma de afectación de los cuerpos y porque no existe el universal objetivo. Estoicas, porque no señalan una “salida futura” sino que habilitan múltiples intervenciones inmediatas. Estoicas, porque no explican una historia sino que narran esta filigrana contradictoria, estrambótica, natural y técnica, potente y cruel, llena de agujeros y de impensables, a la que solemos llamar realidad. Estoicas, porque pliegan el poder de cierta manera en relación a sí mismas. Estoicas, porque así suena su voz en el medio del ruido blanco del desastre.

Proponemos leer en esta clave a Donna Haraway, Simone Weil, Monique Wittig, Isabelle Stengers y algunas otras que seguramente sean traídas por el eco del encuentro. Intentaremos seguirlas por su modo de pensar y escribir los afectos, especialmente allí donde no sucumben a hacer de su pensamiento un hashtag del poder. Podemos encontrarlas en unos versos de Mary Oliver: “Todo lo que necesitás son dos o tres cosas para atravesar el lago azul / la espesura de los bosques y la rigidez de las flores del relámpago / una intensa memoria del placer, un agudo conocimiento del dolor”.

Natalia Ortiz Maldonado es docente en investigadora de la Universidad de Buenos y de la Universidad de Lanús, editora de hekht, escriba.

Viernes 12, 19 y 26 de Noviembre – 18.30 (arg) – virtual

pluriconstelar@gmail.com